Ethereum propone sistema de direcciones ocultas

Ethereum propone sistema de direcciones ocultas

El cofundador de Ethereum, Vitalik Buterin, ha presentado una solución para mejorar la privacidad en la segunda cadena de bloques más grande.

 

Además, dijo, que es “uno de los mayores problemas sin resolver” para ethereum.

Propuesta de Vitalik Buterin

Vitalik Buterin, en una publicación de blog del 20 de enero, propuso un sistema de “direcciones ocultas”.

 

Además, indicó que la propuesta es un mecanismo que permitirá que cualquier billetera Ethereum genere direcciones públicas ofuscadas criptográficamente para recibir fondos de forma privada.

 

Asimismo, Buterin, explicó que no se trata solo de transacciones de divisas, sino de ENS, NFT, etc.;

“De manera predeterminada, todo lo que ingresa en una cadena de bloques pública es público”.

También, indicó que;

En la práctica, usar todo el conjunto de aplicaciones de Ethereum implica hacer pública una parte importante de su vida para que cualquiera pueda verla y analizarla.

Por ello, publicó en la red social, un enlace que dice, “una guía incompleta de direcciones ocultas”.

Para superar este inconveniente, los desarrolladores han ideado direcciones ocultas o direcciones secretas.

 

Por ello, la propuesta es un sistema para aumentar la privacidad de Ethereum creando una dirección única y anónima para cada transacción.

 

Con la finalidad de proporcionar las mismas características de privacidad que una persona que genera una nueva dirección para cada transacción.

Buterin explica sobre las direcciones ocultas

En la publicación, Buterin explicó cómo el sistema permitirá que dos partes realicen transacciones de forma anónima en la cadena.

 

Para hacer esto, el usuario receptor debe generar y almacenar un código especial llamado “clave de gasto” que se utiliza para generar la metadirección oculta.

 

Esta dirección, que puede estar registrada en un dominio Ethereum o ENS (Ethereum Name Service), se pasa al remitente, quien puede realizar un cálculo criptográfico de la metadirección para generar una dirección oculta que pertenece al destinatario.

 

Luego, el remitente puede transferir la propiedad a la dirección oculta del destinatario y emitir una clave temporal para verificar que la dirección oculta pertenece al destinatario.

 

Como resultado, cada nueva transacción generará una nueva dirección oculta, lo que dificultará el seguimiento de las transacciones o determinar quién envía y recibe fondos.

 

También significa que el historial de transacciones de cada usuario puede mantenerse privado.

 

Además, Buterin señaló que, el “mecanismo de secreto de claves”, se debe implementar un “intercambio de claves Diffie-Hellman” para garantizar que el vínculo entre la dirección secreta y la metadirección del usuario sea visible públicamente.

 

Y, por último,  recomienda usar ZK-SNARK, una prueba criptográfica diseñada para garantizar la máxima privacidad.

 

Además de aumentar la privacidad del sistema y complicar el enlace de direcciones ocultas.

 

Compartelo con tus amigos:

Education Template